ESTRUCTURA ECONOMICA DE LA VENEZUELA COLONIAL

 

 

 

Labores Economicas

 

La Minería

La búsqueda de oro y otros metales preciosos fue el principal interés de los exploradores que llegaron a Venezuela. Los españoles y otros aventureros europeos, enloquecidos por la leyenda de “El Dorado”, recorrieron inmensas distancias, pero sin éxito. Las pocas minas de oro que se encontraron eran muy pobres y pronto fueron abandonadas. Entre ellas se puede mencionar la de los Teques, descubierta por Francisco Fajardo; las de Buria, cerca de San Felipe; las de los Valles del Tuy y las de San Sebastián de los Reyes. También se explotaron aunque en pocas cantidades las minas de cobre ubicadas en Yaracuy.

Esclavos en trabajos mineros

La Ganadería

Las primeras reses y caballos llegaron a Venezuela desde la isla de Santo Domingo durante los primeros años de la conquista. Entre 1529 y 1530, los Welser trajeron numerosos caballos, reses y ganado menor, que incluía cerdos y ovejas. Desde Coro, el ganado fue trasladado hacia el Tocuyo y Barquisimeto, donde las condiciones del clima, los pastos naturales y la existencia de agua favorecieron el desarrollo de la cría. En 1560, el conquistador Cristóbal Rodríguez fundó el primer hato en los llanos centrales, que hoy comprenden al estado Guárico. De allí la ganadería se extendió hasta Apure.

Con el correr del tiempo, la ganadería se convirtió en una creciente actividad económica debido al incremento de los rebaños y las múltiples labores que se desarrollaron a partir de la industria del cuero, que para 1620 exportaba más de 9300 piezas a España. Igualmente, se derivaron de la ganadería vacuna otros productos, como la leche, los quesos, la nata, y la carne salada, que contribuyeron a la alimentación de los pobladores. La ganadería porcina y la cría de aves de corral tuvieron un escaso desarrollo durante la Colonia debido a su poco aprovechamiento, y sólo sirvieron de complemento alimentico a las familias.

La Agricultura

Durante el proceso de poblamiento y fundación de nuevas ciudades, el colonizador español comenzó a desarrollar la producción agrícola en función de cultivos autóctonos de América de gran demanda en Europa

y otras colonias americanas, como el cacao, el tabaco y el algodón. Posteriormente, fueron introducidos cultivos originarios de África, como el café, la caña de azúcar y el añil. Para mediados del siglo XVIII, la agricultura venezolana había alcanzado un importante desarrollo gracias a los siguientes cultivos:

El Cacao: Se convirtió en el principal producto de exportación de Venezuela, debido a su excelente calidad. Las plantaciones se localizaron en las tierras cálidas y húmedas de la costa de Barlovento, Cumaná y Yaracuy, así como en los fértiles valles del Tuy y de Aragua y en la zona sur del lago de Maracaibo.

El Tabaco: Alcanzó mucha importancia debido a la gran demanda que tenía en Europa y en el comercio ilegal que realizaban los contrabandistas holandeses, franceses e ingleses en nuestras costas. Sus principales áreas de producción se localizaron en los valles de la cordillera de la Costa y los Andes, pero luego se extendieron a los llanos. En Barinas se producía uno de los mejores tabacos de América.

Planta de Cacao.

El Café: Fue traído a Venezuela por los misioneros españoles durante el siglo XVIII. Se cultivó en las zonas templadas de los Andes, la cordillera de la Costa y en Guayana. Esta planta se convirtió posteriormente en el principal rubro de exportación durante la Venezuela agropecuaria.

La Caña de Azúcar: Fue introducida desde las Antillas y cultivada en los valles de Caracas, Valencia, el Tocuyo, Guanare, Barquisimeto y Carora. Este producto, sirvió como materia prima para la producción de papelón, dulces y aguardiente.

Otros cultivos: Durante el período colonial se cultivaron el algodón y el añil, que llegaron a alcanzar gran importancia para la artesanía y la pequeña industria textil. En el aspecto alimenticio, el maíz, las caraotas, la papa, la yuca, el apio, y diversas hortalizas constituyeron los principales productos de consumo de la población.

Las haciendas explotaron cultivos autóctonos, como la guayaba y la guanábana, al lado de las plantas extranjeras (el cambur, el mango y la naranja) que se adaptaron favorablemente a las condiciones climáticas de Venezuela.

 

Texto tomado de: Moron (2002)